LA SAZÓN LA LLEVO EN LA SANGRE: Ahicher


 

LA RUTA DEL MÁS REFRESCANTE PATRIMONIO ZULIANO
 
Si vienen de visita a la ciudad de Maracaibo, no sólo les invito a degustar algunas comidas típicas que no deben dejar de probar. Pues, siendo la región zuliana un estado con temperaturas que pueden rondar los 40º C a la sombra, en los meses más calientes, por lo que les sugiero disfruten de un refrescante cepillado de fruta; le aseguro es una verdadera recompensa para cualquier acalorado transeúnte agobiado por el abrasador clima de la “Tierra del Sol Amada”…Y es que para palear el calor inclemente de la tierra de La Chinita, nada mejor que un cepillado o heladito, una especie de granizado que venden en muchos locales marabinos y carritos ambulantes. Los encontrarán de jugos de frutas naturales, de leche o de refresco (kolita).
 
Los cepillados que en otras partes de Venezuela también se les dice raspados, deben su nombre a que antiguamente se hacían literalmente cepillando con un cepillo metálico una panela de hielo para obtener el granizo. Y aunque en muchos otros sitios en el mundo pueden conseguirse preparaciones similares en Maracaibo por el clima son más que apropiados además de deliciosos.
 
El cepillados son una especie de raspado, como de hecho se conoce o se les dice en otras partes de Venezuela, deben su nombre a que antiguamente se hacían literalmente cepillando con un cepillo metálico una panela de hielo para obtener el granizo; este es el principal ingrediente, saborizado con esencias artificiales o frutas naturales,  servido en vaso de plástico desechable, expendido tanto en negocios formalmente establecidos como por los icónicos “carritos cepilladeros”, dotados de una bicicleta techada, adaptada para albergar el hielo en tiras o de molde, materia prima para el cepillado, y los envases con las esencias.
 
Si quieren probar los cepillados más tradicionales de la ciudad de Maracaibo, Maribel, Sabina, Eduardo y esta servidora; nos comunicamos en una tarde calurosa para cuadrar un encuentro y recorrer algunas de las más emblemáticas ventas de cepillados en Maracaibo. Todos dispuestos a compartir sabores y colores en tres locaciones previamente seleccionadas por su antigüedad, popularidad y tradición. Además, de preparados para una jornada de azúcar elevado, con el objetivo de degustar el más refrescante patrimonio gastronómico zuliano.



EL POPULAR JESÚS RÍOS:
Primero visitamos “Los Cepillados de Jesús Ríos”: Una tradición de más de 83 años. La misma Calle Soledad a la que le compuso una gaita prácticamente autobiográfica “El Parroquiano” Astolfo Romero, alberga a “El Popular Jesús Ríos y sus Cepillados de Frutas Naturales”. Específicamente en la intersección de la calle 89E con la avenida 7,  en el barrio el Empedrado; se encuentra este negocio, establecido en el año 1930 que se erige como la más tradicional venta de cepillados de Maracaibo.
 
María Luisa nos atendió sirviéndonos cepillados de zapote, una fruta americana muy similar al Kaki o palosanto, estaba delicioso y súper refrescante; ciruela, kolita y mora. Revelándonos que el sabor más solicitado de su oferta de más de veinte es la guanábana, de hecho estaba agotado así que no pudimos probarlo en nuestra visita. Me quedé con ganas para la próxima de uno de ron pasas, también el de parchita (maracuyá). Hay muchos sabores para elegir entre los que están piña, níspero, fresa, leche, por mencionar algunos.
 
A que “El Popular Jesús Ríos” no solo venden cepillados, pues son también muy pedidos los guarapos, especialmente el de piña, que anteriormente se preparaba de forma fermentada, pero, según nos confesó nuestra anfitriona, dejó de gustarle a los paladares más contemporáneos; y por una razón estrictamente mercadotécnica decidieron incluir además el guarapo de papelón con limón, los cuales se venden especialmente en horas de la mañana.
 
Las puertas de Jesús Ríos, patrimonio de la región, están abiertas de lunes a sábado de 8 de la mañana a 6:30 de la tarde, ofreciendo dos tamaños de cepillados: El mediano y el grande.
 
Pa´ Vos hay cepillados de Kolita, chocolate, zapote, ciruelas pasas, durazno, fresa, guanábana, limón, leche, mora, naranja, coco, níspero, melón, parchita, ron pasas, tamarindo, piña y maní…

Facebook: http://www.facebook.com/pages/El-Popular-Jesus-Rios Cepillados/26040377707



EL CANGURITO (El Auto-mac de los cepillaos):
Luego nos dirigimos a el sector Belloso, en la Av. 13 entre calles 88 y 89, hasta la familia de “El Cangurito” está preparada para tomar el pedido y entregarlo sin necesidad de bajarse del carro, es más, hasta lo prefieren de esta manera.
 
Hace más de 20 años se estableció este negocio, también de carácter familiar, que funciona en la misma casa de residencia de sus propietarios, y que se ha hecho de un gran prestigio, habiendo recibido reconocimientos como el Botón de la Zulianidad y la Orden Relámpago del Catatumbo en el año 2005, el Chiquinquirá de Oro en el 2006, y la Orden San Sebastián en el 2007.
 
En El Cangurito los cepillados son preparados y servidos de forma distinta, pareciéndose más a una especie de helado casero por su textura cremosa, siendo la combinación de coco con leche la más solicitada. Aquí los cepillados están previamente congelados en sus vasos plásticos, y por esa razón las cucharitas no pueden faltar para entrarle al refrescante manjar.
 
Con un tamaño único, en El Cangurito pueden degustarse cepillados de crema reina, crema real, crema cielo (el pituficepillao), crema leche, crema banana, crema suiza, crema con pistacho, piña natural, cola con leche, baty-baty (tributo al famoso helado de Tío Rico), mantecado, corn flakes (de Kellogg´s), fresa, ciruela, níspero, tamarindo, zapote, guanábana, mantecado, toddy, durazno y kolita-kolita; así como postres tradicionales y tortas.
 
Desde el carro o a pie, El Cangurito, sobrenombre de su dueño desde que era niño, presta sus servicios de lunes a domingo, desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche.
Facebook: http://www.facebook.com/pages/Cepillados-El-Cangurito/55375081742



EL MANGUITO:
Durante años hubo una guerra casi a muerte entre El Manguito y El Raspadito, pues ambos establecimientos estaban ubicados a unos pocos metros entre sí, en la misma calle 61 (Av. Universidad) entre las avenidas 4 (Bella Vista) y 3F, justo al lado de la Iglesia Las Mercedes. Famosos por el eslogan: “Si no habéis ido a El Manguito, no conocéis Maracaibo”, “El Manguito” sobrevivió a su competidor y acaba de celebrar sus 47 años, satisfaciendo los sedientos paladares de propios y visitantes, que buscan en su céntrica ubicación paliar el calor maracaibero, desde su fundación el 1 de enero de 1966, bajo la égida de Osmán “El Tigre” Fuenmayor.
 
En este espacio de encuentro, nos tomamos nuestro tiempo para bajar los niveles de glucosa en nuestros cuerpos, y luego nos dispusimos a saborear cepillados mixtos de parchita con tamarindo, piña y durazno; así como una combinación de vainilla con limón; aunque sus empleados, ajetreados por la clientela de un sábado a las 6 de la tarde, nos revelaron que era el cepillado de ron pasas el más solicitado de la oferta de un poco más de 10 sabores.
 
Los helados, la tizana, la chicha y la horchata, así como las palmeritas, las polvorosas, el calabazate y las conservas de leche y de maduro forman parte del menú de este negocio que irónicamente no vende ningún postre a base de la fruta que le da nombre.
 
En El Manguito los cepillados son auténticos granizados con sabor a uva, piña, mora, limón, kolita, melón, níspero, vainilla, durazno, parchita, ron pasas, chocolate y tamarindo, en 4 presentaciones, en función del tamaño del vaso. También tienen a disposición cepillados al mayor, a partir de 50 unidades, ideales para cualquier tipo de reunión. Facebook:
http://www.facebook.com/pages/Helader%C3%ADa-El Manguito/117750738304185



También pueden optar por probar un raspado de carrito ambulante, aunque la variedad de sabores seguramente sea más escaza, lo más probable es que puedan añadirle un toque de leche condensada si así lo desean. ¡Y a vos: ¿Cómo te gusta: Con o sin leche?.



EL REY DEL JUGO:
Si lo que deseas es una bebida nutritiva y completa; generalmente, cuando pensamos en una bebida deliciosa lo primero que nos viene a la mente es un colorido, apetitoso y refrescante jugo natural, lo cual me hace recordar los que saboreo cada vez que voy al control de la tensión arterial en el ambulatorio El Silencio III.



El jugo, la expresión líquida de las frutas y vegetales es altamente concentrado en recursos nutritivos, incluyendo vitaminas, minerales, azúcar natural y fotoquímicos. Más fáciles de absorber y digerir.
“Los jugos naturales son maravillosos, son mimos ideales para el organismo. Todos los jugos elaborados a base de vegetales y frutas frescas, ayudan a bajar el nivel de grasas y a calmar el apetito”, es lo que dice: Jaime San Juan “El Rey del Jugo”, esposo, jefe de hogar y padre de 4 hijos, a quienes saco adelante, trabajando como un vendedor ambulante de jugos naturales, desde hace 21 años, comenzando trasladándose de un lugar a otro en bicicleta, por algunos sectores del Municipio San Francisco, hasta ubicarse en la estación de gasolina “La Coromoto”, hasta que lo deja para cambiarse al Ambulatorio Urbano El Silencio III, en el sector el Silencio.



Cuando le pregunte: ¿Por qué se decidió en mudarse para el ambulatorio?, su respuesta fue: “Los médicos del ambulatorio me trajeron de la bomba Coromoto”. Según me contó cuando realizaba los recorridos al pasar de ida, los médicos lo paraban para comprar jugos y en la tarde cuando venía de regreso también. Luego cuando se estableció en la estación de gasolina los mismo médicos llegaban hasta alla a tomarse su juguito natural y más tarde se reunieron un grupo de galenos y se trasladaron hasta la bomba para convencerlo que se estableciera frente al ambulatorio hasta el día de hoy.



…Y es que los jugos naturales del “Rey del Jugo” son la mejor opción para refrescar, nutrir y darle vitalidad a nuestro organismo. Lo mejor es que son elaborados sin negarle la fruta, 90% natural (no de pulpa de frutas congeladas), por lo que son espesitos, sin azúcar para los que no la consumen y si lo deseas dulce “Jaime San Juan te le pone el toque solicitado de azúcar” y una amplia gama de sabores: Borojo, durazno, guanábana, guayaba, melón, naranja, parchita, pera, piña, tamarindo, zapote. Los famosos combinados: 3 en 1, fresa y manzana, mora y fresa, zanahoria y naranja… Recuerda, tómalo natural y olvídate de lo artificial. Ahh… pero no puedo dejar de recomendarles que saboreen la delicia callejera del Sr. Jaime San Juan, El Rey del Jugo, como lo es “La Tisana”, es de apariencia atractiva, espesita, dulcisita y con mucha frutas.



Cualquier bebida preparada con jugos  y trocitos de frutas en Venezuela es una tisana. No se le considera un cóctel, pero tampoco una merienda. No es una ensalada, ni  una macedonia, ni un asopado, ni gazpacho, ni reconstituyente, ni siquiera una bebida. Sin embargo, se adapta a todas las definiciones y mucho más.
 
Cuya preparación desglosa del siguiente modo: “Frutas criollas picadas diminutas: Lechosa, cambur, naranja, durazno, mango, piña, guayaba y, si usted lo desea, fresas. El guarapo de caña se mezcla con el jarabe de goma, si queda muy dulce se puede rebajar con un poco de agua helada, se le agregan la soda y la nuez moscada rallada y todas las frutas criollas picaditas. Lo último, que se debe picar es el cambur y agregarlo al final; si no, puede ponerse negro y es un mal efecto. Se refrigera y se sirve helada, no poniéndole el hielo dentro”.
 
Aparece una que otra receta y cada una tiene una variación importante. Por ejemplo: Algunos le añaden champaña; otros, sugieren el uso de vino, ron o coñac como opcionales. Hilando un poco más fino, algunas bebidas de la actualidad presentan rasgos muy similares, como el caso de la sangría española y el fruit ponch norteamericano, que encontraron en esta tierra rica en frutas rebosantes de agua su versión, y los venezolanos hicimos lo propio añadiéndoles “nuestro toque”.

Cualquier vendedor callejero o de mercado, celosamente dejará al libre entender, que el secreto está en la presencia de la patilla, que “larga su juguito”, da color, consistencia y aroma. En los mercados las tisanas las sirven en vasos plásticos muy grandes, y es tal la cantidad de fruta que en vez de un pitillo, van acompañadas de una cucharita. En ambos casos, no llevan alcohol, pero sí granadina y un toque de limón.
 
“!Con cucharita, ¡por favor!”



 

© 2022 LA SAZÓN LA LLEVO EN LA SANGRE: Ahicher

1303154